Paciente con neuralgia del trigémino

Me llamo Lucia Vidal Monedero, tengo 45 aňos y soy empleada de banca.

Llevo 8 aňos conviviendo con el dolor.

Todo empezó tras el nacimiento de mi hija. Comencé a sentir hormigueos en la parte derecha de la boca que fueron intensificándose hasta llegar a convertirse en un dolor contínuo, unido a un dolor cervical que también se hizo insoportable.
 
Empecé mi periplo con especialistas médicos, visité a un par de traumatólogos y dos neurólogos, aparte de varias visitas a mi médico de familia. Finalmente me diagnosticaron una neuralgia del trigénimo, para lo que me medicaron. Puesto que la medicación no me funcionaba y yo tampoco confiaba en ella, dejé de tomarla al poco tiempo.
 
Durante todo este tiempo, recuerdo que confiaba en que finalmente este dolor desaparecería.

Hoy, puedo confirmar que así ha sido,gracias a la ayuda del Dr.Plaza.
Acudí a su consulta porque una compaňera de clase de pilates me aconsejó que lo visitara. Así lo hice, y recuerdo todavía, cómo supo explicarme el porqué de los síntomas y dolencias que yo había sufrido hasta entonces. Me puse a llorar, confiando que finalmente pronto llegaría todo a su fin.
Entonces me explicó el impedimento que tenía mi mandíbula para poder funcionar con normalidad y de qué pasos íbamos a seguir.
Me extrajo la muela del juicio superior derecha y me puso un aparato en la boca para llevarlo puesto todo el dia.
El dolor cervical desapareció a la semana y el dolor de la boca fue remitiendo,poco a poco.

Hoy puedo confirmar que todo lo vivido ha sido historia.

Gracias