No sé qué me pasa...¡Ayuda, por favor!

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta padeciendo estos síntomas: cefaleas tensionales o de tipo migrañoso, dolor de ATM, espalda, etc y mareos o vértigos.

Generalmente estos pacientes ya han acudido a la consulta neurólogos, traumatólogos, fisioterapeuta, psicólogos, psiquiatras, etc.

Suele ocurrir que muchas veces el único tratamiento que han recibido es de tipo paliativo, pero no etiológico (que trata la causa) al carecer de un diagnóstico correcto y comprobado clínicamente. Encontramos así a muchos de esos pacientes angustiados y desesperanzados.

En nuestra pauta de tratamiento hay varios puntos importantes: eliminar en primer lugar la causa que está impidiendo funcionar con normalidad a la mandíbula por golpear ésta contra: una muela del juicio superior, una prótesis removible…

Además, enseñamos al paciente una serie de posturas y hábitos que debe evitar. 

Al tratar el CAT, estamos solucionando de un modo definitivo el problema, ya que conseguimos acabar con la causa verdadera de la patología que produce todos esos síntomas. De este modo, nuestros pacientes con tratamientos basados en fármacos antimigrañosos no tienen que recurrir a los mismos, ya que nuestro tratamiento habrá resuelto el origen de su dolencia.

Para tratar el SMT, lo primero que haremos será equilibrar la oclusión para lograr una dimensión vertical normal, quitar la doble oclusión y evitar la protrusión (avance) de la mandíbula. Dicha protrusión, que se produce involuntariamente al hablar, hacer esfuerzos, etc, se controla mediante un sencillo aparato.

El tratamiento del CAT y del SMT es multidisciplinar; suele inlcuir extracciones dentarias (generalmente muelas del juicio), equilibrado oclusal y el uso de aparatología; no existe una varita mágica que haga desaparecer instantáneamente los síntomas. Se requiere el compromiso del paciente en el uso de los aparatos y cuidar la postura tal y como le explicamos a cada paciente.